1924 Barcelona. III SALÓN DE HUMORISTAS. Hotel Ritz, 5-20 diciembre


José Arrue, Amanecer. Premio extraordinario en el III Salón de Humoristas de Barcelona

        Mónica Vázquez Astorga, en su libro José Borobio y el dibujo humorístico, exponía la situación de los dibujantes humoristas en las primeras décadas del siglo XX:

A principios del siglo XX existía un concepto depresivo del caricaturista y del ilustrador de periódicos y revistas españoles, que arrancaba de finales del siglo anterior. El humorismo apenas había sido cultivado en pintura y escultura, porque se consideraba como una falta de respeto a las academias. Era el momento, pues, de situarlos debidamente, tanto dentro del ámbito nacional como europeo, y de renovar el concepto del humorismo y de la ilustración. Esta labor fue emprendida, en gran medida, por el crítico José Francés, quien, en 1920, afirmó que en España existían dibujantes humoristas en tal número y con tales méritos, que no vacilaba en afirmar no sólo el esplendor renaciente de la caricatura y del dibujo decorativo en este país, sino el momento más definido de su grandeza positiva19. Los humoristas españoles se fueron formando a sí mismos y consiguieron ganarse el respeto y el aprecio de la crítica. Contaron con el importante estímulo de los Salones de Humoristas, acontecimiento relevante en la historiografía artística española contemporánea. Estos Salones deben entenderse como un canto rebelde de juventud y de libertad, que entroncaba con el espíritu de vanguardia del momento. Los Salones d Humoristas se celebraron en distintas ciudades españolas, e incluso americanas, con un carácter de independencia y de libre exhibición, como alternativa a la oficialidad que representaban las Exposiciones Nacionales.

19 Citado en Catálogo Ilustrado del Salón de Humoristas. VIº Salón de Humoristas. Madrid, Casa Gal, Marzo 1920, p. 12.


        En este contexto, la Asociación de la Prensa Diaria de Barcelona organizó el III Salón de Humoristas que tuvo lugar entre el 5 y el 20 de diciembre de 1924 en el Hotel Ritz de la Ciudad Condal.

 

Cartel de Emilio Reyes

  


La Vanguardia, 29-X-1924
  


Las condiciones para los participantes fueron publicadas en los principales periódicos del momento: se asignaba un metro cuadrado como máximo para cada expositor; las obras premiadas quedarían en propiedad de la Asociación de la Prensa Diaria; las no premiadas se pondrían a la venta; y las que no se vendieran se devolverían a sus autores, quienes tendrían que encargarse de los gastos del transporte.

        

 


Bagaria y José Arrue estuvieron entre los primeros a la hora de presentar sus trabajos al jurado seleccionador, quien, a la hora del cierre de admisión, había seleccionado 238 obras.

La Vanguardia 16-XI-1924

La Vanguardia 3-XII-1924
La Vanguardia 3-XII-1924

Para poder sufragar los muchos gastos del certamen, José Pérez Rozas, presidente de la Asociación organizadora de la exposición, solicitó a la Comisión Municipal Permanente, presidida por el Excmo. Sr. alcalde de Barcelona, Barón de Viver, reunida en sesión el 2 de diciembre, la concesión de 2000 pesetas. También pidió que se otorgara la presencia de la Banda Municipal para amenizar el solemne acto inaugural y el servicio de los guardias urbanos. La solicitud fue aprobada.

     En la tarde del viernes 5 de diciembre, tuvo lugar en los salones del Hotel Ritz la grandiosa inauguración del III Salón de Humoristas de Barcelona. El acto se inició con un notable concierto ofrecido por la Banda Municipal y dirigido por el prestigioso pianista, compositor y director Joan Lamote de Grignon i Bocquet.

 

Blanco y Negro 14-XII-1924

  Los detalles de la inauguración, a la que asistieron las autoridades y otras personalidades, pueden leerse en El Sol del 6 de diciembre. No hubo conferencia de José Francés tal y como anunciaron los periódicos en el mes de octubre. Sí, en cambio, pronunció una breve charla Felipe Sassone (1884-1959), escritor y periodista nacido en Lima en 1884 pero afincado desde joven en Madrid donde realizó una intensa actividad periodística y literaria y donde falleció en 1959. El relato que él mismo hace de su intervención inaugural, publicado en la revista de humor del 20 de diciembre Muchas gracias, merece la pena ser leído.


El Sol, 6-XII-1924


Muchas gracias 20-12-1924

   

La Esfera, 24-I-1925
Cerca de noventa participantes entre ellos muchos de los mejores dibujantes, caricaturistas e ilustradores de la época se presentaron al certamen, llegando a exponerse más de 200 trabajos.

El jurado, compuesto por Junyent, Alarma, Carlos Vázquez, Vallmitjana, Marcos Jesús Beltrán, —todos ellos reconocidos dibujantes además de ilustradores o cartelistas— y el propio Pérez de Rozas, presidente de la Asociación organizadora, decidió conceder la medalla de oro a Bagaria por su obra El pecado original, tres de plata para Valentín Castanys, Tomás Coll Farre y Carlos Giner y cuatro de bronce a Cano, Karikato, Bon y Tito. También se premió una escultura de Ricardo Vázquez y una muñeca de Bartolozzi.

La calidad de los trabajos obligó al jurado a conceder dos premios extraordinarios: uno a José Arrue por su obra Atardecer y otro a Ricardo Opisso por La Plaza de Cataluña.


Los premios a Bagaria y José Arrue, ambos apreciados y queridos dibujantes de El Sol, fueron especialmente celebrados por la dirección y compañeros del periódico.

El Sol, 17-XII-1924






El periódico, en su ejemplar del 17 de diciembre, manifiesta su satisfacción por "la justicia hecha a los méritos extraordinarios de Bagaria y Arrue" y subraya "el arte personalísimo de ambos insignes dibujantes, tan distintos entre sí y tan admirables cada uno en su aspecto y en su género".
Prosigue con un breve comentario del arte de cada uno, señalando que Bagaria, "con su dibujo original e incomparable" —destacando su ingenio, agudeza, ironía y profundidad de intención y concepto— "ha sabido dar a la caricatura española un prestigio y una elevación de que antes carecía". Refiriéndose a José Arrue, "de igual forma un artista de grandes merecimientos", afirma que "sus dibujos son como representaciones levemente irónicas y llenas de un sentimiento hondo de la realidad, de las costumbres y los caracteres de una región", destacando su "fina perspicacia" y su "técnica magistral y escrupulosa".





El Sol, 24-XII-1924
Tras el reparto de premios, y celebrada la clausura del certamen con un té de moda y un gran baile en los salones del Ritz, el 23 de diciembre, ya en Madrid, se le brindó un solemne homenaje a Bagaria en el hotel Palace de la capital. Se sentaron a la mesa presidencial, a ambos lados de Bagaria, Félix Lorenzo, director de El Sol, y Nicolas M.ª de Urgoiti, su fundador, además de otras personalidades, entre ellas el gran crítico Juan de la Encina.
 
 
 
La Vanguardia, 18-XII-1924


















Por su parte, en Bilbao, también se festejó el triunfo de Pepe Arrue. Para esta ocasión se eligió uno de los más famosos restaurantes bilbainos —el Hotel Antonia, en Bidebarrieta n.º 1, fundado por Sebastián Yrígoras Belausteguigoitia y Antonia Urcola y Zabala— en el que se reunieron para cenar, el lunes, 29 de diciembre, unos 50 comensales, finalizando el acto pasadas las 12 de la noche.

El Liberal, 29-XII-1924
La Noche, 27-XII-1924



La Tarde, 27-XII-1924



Entre los asistentes, fotografiados durante la sobremesa, puede reconocerse, además del propio homenajeado José Arrue (16), Genaro Urrutia (2), el oftalmólogo Severino Achúcarro (3), José Félix de Lequerica (4), los hermanos González, propietarios de la revista Vida Vasca, (5 y 6), Pedro Mourlane Michelena (10), Indalecio Prieto (11), el poeta Ángel Espinosa (12), Quintín de Torre (13), Aurelio Arteta (14), Antón Bandrés (15), Gregorio Ibarra (17), Gustavo de Maeztu (18) y el médico Mario López-Chico (20).


El Liberal, 30-XII-1924


El Liberal, 30-XII-1924
El Sol, 30-XII-1924
El brindis lo realizó Gustavo de Maeztu, quien se encargó también de leer las múltiples adhesiones, entre ellas la de Félix Lorenzo, Julián Zugazagoitia Mendieta o Joaquín Zuazagoitia. Tras Maeztu, a requerimiento de los asistentes, hablaron José Félix de Lequerica y Pedro Mourlane Michelena.
Pepe Arrue, habló brevemente al final de los brindis.









La Noche, 30-XII-1924
 Maeztu evocó el recuerdo cariñoso de Antonio Lecuona (1831-1907), maestro de muchos de los artistas reconocidos —y de otros aficionados— del Bilbao de la época, a quienes enseñaba dibujo en el último piso del número 7 de la calle de la Cruz.

Lequerica, encargado de ofrecer el banquete a José Arrue, recordó, al igual que Maeztu, la figura de Lecuona y "brindaba" como el más antiguo condiscípulo de Arrue en el estudio, donde los tres trabajaban hace ya muchos años". Según sus palabras, "la obra de José Arrue es una magnífica reproducción del país en toda su alegre malicia. No es la suya una honrada poesía, ni Arrue un pintor ingenuo [...] En su pintura estamos los vizcainos en la plenitud de nuestros alegres defectos, pero constituye un documento de valor estético excepcional [...] y la mejor revelación actual del alma popular vizcaina"





Mourlane Michelena se refirió a José Arrue como "pintor del Pirineo, que se complace en la risa y en la gula, o sea, en la voracidad gozosa a la que Gargantúa llamó madre de la ciencia"
Ángel Espinosa dedicó a José Arrue unos versos escritos para la ocasión.
 En la carta de adhesión, enviada y leída por Maeztu, Joaquín Zuazagoitia rememoraba la época de Instituto y los partidos de pelota en Begoña, así como el escaparate de la Gran Vía del establecimiento de Delclaux donde expusieron sus obras Arteta, Alberto, José y Ramiro Arrue, o Regoyos. En opinión de Zuazagoitia el humor de José Arrue "es agridulce, como el de las cosas mejores de nuestra tierra" y, fue José Arrue quien "le dio, por vez primera, una interpretación plástica, rebosante de humor, de la realidad rural". Prosiguió Lequerica afirmando que "cuando el variar de los tiempos haga desaparecer nuestras costumbres, quedará en los museos y en las colecciones los cuadros de usted, como los documentos más vivos y significativos de nuestro pueblo"




Tanto la prensa bilbaina como la de fuera de Bilbao dio cuenta del acontecimiento calificándolo, en general, como un acto "en el que campeó la camaradería, el regocijo con que Bilbao ha acogido el triunfo del notable costumbrista vasco" y que "resultó en extremo simpático" y "verdaderamente admirable".












La Noche, 30-XII-1924

En la fotografía de la mesa presidencial, reproducida en La Noche, podemos reconocer, salvo error, además de algunos de los asistentes que aparecen en la fotografía de los comensales, otros que también estuvieron en al acto:
Lequerica (4), hermanos González (5 y 6), Espinosa (7), Gregorio Ibarra (8), el director de cine Nemesio Sobrevila (9), José Arrue (10), Quintín de Torre (11), Bandrés (14), Arteta (15).

Comentarios

Entradas populares de este blog

INDICE Exposiciones

1910 Bilbao. VI EXPOSICIÓN DE ARTE MODERNO. Sociedad Filarmónica, 20 octubre – 15 noviembre

1922 América. EXPOSICIÓN DE LOS HERMANOS ARRUE EN LA ARGENTINA. Buenos Aires y Rosario, julio y agosto